Los ingredientes esenciales de la cocina italiana

La cocina italiana sigue el patrón Mediterráneo de que comer es algo que se concentra en ingredientes naturales como tomates, ajos, aceite de olivo, vegetales verdes y granos, volviéndola una de las dietas más sanas y completas del mundo. Como comentario adicional, hay investigaciones que sugieren que los beneficios de comer con un estilo mediterráneo podrían incluir mayor pérdida de peso, mejor control de los niveles de glucosa en la sangre así como reducir el índice de depresión.

Los ingredientes que incluye la cocina italiana son muchos y muy variados, sin embargo existen varios esenciales que te citamos a continuación:

El aceite de oliva:

Es la mejor opción no sólo para los que buscan un sabor italiano, sino también para quienes la salud es lo más importante. Se trata de un aceite vegetal que se extrae de la aceituna (cuya pulpa es aceite en casi su tercera parte). Convierte la vitamina E que previene la oxidación del colesterol malo; posee grasas monoinsaturadas que ayudan a reducir los niveles de colesterol; en las personas diabéticas ayuda a rebajar los niveles de glucemia, por lo que necesitarían menos cantidad de insulina; se infiltra muy poco en el alimento, en lugar de eso realiza una costra que no deja que se escapen los nutrientes; ayuda al endurecimiento de los huesos y la cantidad de acidos grasos que lo constituyen satisface completamente exigencias nutricionales.

Jitomate

Buenos tomates maduros son parte esencial de una suculenta ensalada. También se utilizan a para preparar la mejor salsa roja que puede acompañar un delicioso plato de pasta.

Contienen una cantidad considerable de vitamina c y licopeno, elemento antioxidante que protege las células humanas del estrés que producen los radicales libres, uno de los principales responsables de las enfermedades del corazón, cáncer y envejecimiento.

Ajo

Un ingrediente que resulta mágico para la sazón. No sólo añade dimensión y sabor a cualquier platillo, sino que en cantidades adecuadas diseña aromas suculentos y consistencia. Aparte de sus propiedades como saborizante natural, el ajo tiene propiedades antibióticas. Reduce los riesgos de cáncer de piel, garganta, colon, estómago y de mama, esto debido a las propiedades de sus sulfuros que, sin embargo, no se liberan a menos que el ajo esté picado o molido y dejado al reposo al menos 10 o 15 minutos antes de comer o cocinar.

Mariscos

Son la fuente básica de proteínas en la comida italiana. Como los platillos italianos con mariscos suelen mezclar muchos tipos e incluir pescados, no sólo se vuelven una fuente muy variada de proteína, sino que suplen al organismo con mucha omega-3, algo muy saludable para el corazón.

Granos enteros

Son la base de la mayoría de las dietas mediterráneas. Producen un índice glucémico mucho más bajo que los granos refinados porque se digieren más lento. Retienen toda la fibra, magnesio, vitamina E y otros antioxidantes fitoquímicos. Las dietas ricas en granos enteros protegen contra enfermedades del corazón, diabetes y otros padecimientos crónicos. En la cocina italiana se utiliza para hacer pan y sirven como base para las pastas.

Habichuelas.

Saludables y satisfactorias, muy presentes en la cocina italiana, además son esenciales y ricas en proteínas al grado que  algo de la carne que se consume se puede cambiar por habichuelas. Reduciendo el consumo de carne también se reducen las grasas saturadas. También tienen fibra e importantes antioxidantes. Al ser consumidas a diario, combinadas con granos y almidones, las habichuelas ayudan al control de la diabetes, a prevenir el cáncer de colon y también a reducir el riesgo de padecimientos de corazón.

Se preparan a la boloñesa o en pizas caseras, también se usan para preparar una suculenta sopa minestrone.

Vegetales de hoja oscura.

Uno no puede decirse italiano sin un buen aprecio de los vegetales de hoja oscura. Especialmente el broccoli rabe, o grelo, un brote del nabo en cuyo extremo aparecen flores. Su consumo es especialmente marcado al sur de Italia, salteados con ajos o como plato de acompañamiento para carnes. Son nutritivos en vitamina A, C y K, muy buenos para el corazón y ricos en antioxidantes para combatir el cáncer.

Nueces.

Los árboles de nueces en Italia son casi tan comunes como los árboles de olivo. Se saborean como aperitivo, en salsas, aderezos y ensaladas. Las nueces se encuentran cargadas de ácidos grasos mono insaturados, algo benéfico para el corazón. También son una fuente rica de proteína, fibra, vitamina E, calcio y magnesio, muchos aminoácidos que ayudan a mantener saludables los vasos sanguíneos. La salsa pesto, entre otras, se ve especialmente beneficiada en sabor por el uso de las nueces.

Vino tinto

Para complementar el sabor mediterráneo no puede faltar una deliciosa copa de vino tinto. Es una bebida muy saludable al ser consumida con moderación en la comida. El vino tinto ayuda a mantener el colesterol bueno, a regular la glucosa en la sangre y a digerir la comida y absorber nutrientes. Cinco onzas de tu vino favorito le da gran sabor a la cocina italiana.

Los sabores del mediterráneo son muchos, son variados, son exquisitos; ¿se te antoja probar los mejores platillos italianos desde un cálido taller gourmet?, ¡No salgas de Morelia! Ven a Café-MX y desembarca en este obligado puerto del mediterráneo, nel mezzo del cammin di nostra vita.

Artículos Relacionados